Valoración paro de septiembre

Versión para impresiónVersión para impresión

Valoración datos del paro 

El paro registrado durante el mes de septiembre arroja una cifra de 381 personas desempleadas menos en Extremadura que el mes anterior, haciendo una cifra total de 91.680.

Se mantiene la tendencia a la reducción del desempleo que venimos constatando a lo largo de este 2021. Hay que destacar que la bajada de paro registrado en el mes de septiembre es atípica, siendo la única caída del desempleo en un mes de septiembre desde el año 1.996. Es la cifra más baja de parados desde el año 2008.

Se produce un descenso de parados en dos sectores de actividad, como son construcción y sin empleo anterior.

La agricultura tiene un incremento muy moderado, la prueba es que es la menor subida de toda la serie en este mes.

El sector servicios rompe la tendencia positiva de los últimos meses, y es el sector de mayor subida de desempleados.

Los sectores públicos, administración pública, educación y sanidad, son los causantes de la subida en el sector servicios con 566 desempleados más, seguidos por la hostelería con 47 más.

En cambio, el comportamiento del sector comercio ha seguido la tendencia de todo el 2021 con un descenso en el desempleo de - 146, debido al comercio al por mayor.

El sector de construcción sigue descendiendo el desempleo debido al incremento en sus actividades profesionales.

En la industria incrementa el número de desempleados debido a la ralentización en la industria agroalimentaria que es uno de nuestros principales referentes industriales.

Sin empleo anterior vuelve a descender con una bajada significante en relación al mismo mes del año 2020.

Por género, en el mes de septiembre las cifras de desempleo nos devuelven a la realidad de nuestro mercado de trabajo.

El descenso de desempleados se recoge solo en los hombres con una bajada de 686, mientras que se incrementa en las mujeres en 305.

El mes de septiembre no ha podido consolidar la mayor bajada de paro femenino respecto al masculino de los dos últimos meses.

A nuestro entender, es producido por la bajada en el sector de construcción, eminentemente masculinizado y por la extinción de contratos por parte de la administración pública, sector más ligado al género femenino.

Los parados de larga duración descienden por quinto mes consecutivo en 4.019. Las ramas donde más se concentran los parados de larga duración, son en, Administración Pública y la hostelería.

Se han firmado 58.874 contratos incrementándose la cifra respecto al mes pasado un 1%, con 5.804 más, se incrementan respecto al mes de agosto de 2020.

Lo negativo sigue siendo que la mitad de las contrataciones sigue siendo de menos de 15 días, debido a las contrataciones temporales, ya que los indefinidos solo suponen el 3,96%.

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores considera que, en conjunto, los datos de empleo registrados en los meses recientes, muestran la evolución positiva del mercado laboral.

El crecimiento del empleo debe ir en sintonía con mejoras salariales que redunden en el incremento de la demanda y posibiliten el crecimiento económico y la recuperación.

En este sentido, los fondos Next Generation EU, que han comenzado a llegar a España, suponen una oportunidad para que el país pueda salir de la crisis con más fuerza. Ello requiere de un interés notable por hacer cambios en ámbitos medioambientales y que mejoren el bienestar futuro. Por ello, también se debe exigir que la financiación se vincule con empleo de calidad.

Otro factor de estos cambios nace del propio Servicio Público de Empleo, que tendrá que emplear las políticas activas de empleo como herramienta fundamental para continuar impulsando el empleo de calidad. Para esto es indispensable que haya más recursos y fondos a su disposición.

En definitiva, el empleo está reaccionando mejor de lo esperado a la paulatina recuperación de la actividad y esto propicia que sea el momento idóneo para realizar las reformas que necesita el mercado laboral y el modelo productivo extremeño. Si no se aprovecha esta oportunidad, los trabajadores y las trabajadoras serán los más perjudicados de la crisis, como ya sucedió antaño, y no se cumplirá con los objetivos que el mismo Gobierno ha declarado.