Valoración paro abril 2021

Versión para impresiónVersión para impresión

Valoración del paro del mes de abril

 

El paro registrado durante el mes de abril arroja una cifra de 2.715 personas (-2,42%) desempleadas menos en Extremadura que el mes anterior, haciendo una cifra total de 109.690.

Los datos por sectores tienen un comportamiento diferenciado entre ellos.

  • Agricultura: 1.231 (-9,53%)
  • Construcción: - 495 (-5,60%)
  • Industria: - 219 (-3,37%)
  • Servicios: -1.052 (-1,36%)
  • Sin empleo anterior: 282 (4,27%)

Por una parte, la comparación interanual, es el segundo mes que podemos compararlo de forma similar. El mes de abril del año 2020, fue el mes con más parados de lo que va de crisis por el COVID, con 115.455 parados. Reduciéndose en (-5.755) en la comparativa anual.

Extremadura se caracteriza por tener un mercado laboral de carácter estacional que viene determinado por campañas específicas ya sean agrícolas, turísticas, comerciales y así se evidencia en los datos de paro de los diferentes meses del año que, de manera reiterada, vienen teniendo un comportamiento similar a los mismos meses de años anteriores. La media del mes de abril mes tradicionalmente favorable para el empleo desde 1996 recoge una bajada en este mes de 2.231 personas desempleadas, por lo que abril de 2021 está por encima de la media de los últimos 26 años.

Por sectores de actividad, se produce un descenso de parados en todos ellos, a excepción del, sin empleo anterior. Destacando la bajada en agricultura.

La agricultura tiene un descenso significativo, que sigue con la dinámica de los meses de enero y febrero de este año y del mismo mes del año anterior. Lo que demuestra la importancia de este sector en nuestra región.

El sector servicios ha tenido un importante descenso en el número de parados debido a la actividad de determinados sectores que tenían unas mayores restricciones. La hostelería con un descenso de desempleados de -353 y el comercio en -262 absorben estos dos subsectores más de la mitad de la bajada del sector servicios. Junto con la bajada en las administraciones públicas suman el grueso del descenso del sector.

En el sector de construcción consideramos este descenso significativo, debido a nuestro entender a la incorporación de trabajadores que habían perdido su empleo en el mes de diciembre, que es práctica habitual debido a las vacaciones y a los efectivos por exceso de jornada del sector y que ya denunciamos en el mes de diciembre y manifestamos que otros años se recuperaba entre enero y febrero,  parece que este año debido a la situación se ha podido alargar en el tiempo esa recuperación que se produce en este mes. Los 4 meses del año el descenso de desempleados ha sido de 1.209 absorbiendo los despidos del mes de diciembre y generando cerca de 200 empleos en estos meses.

En la industria la disminución del paro va ligada principalmente a la bajada en la industria de la alimentación que desciende en 140 desempleados menos. Sector industrial que consideramos que por las características de nuestra región se debería potenciar.

En ese sentido, UGT considera que ese comportamiento obedece a que nuestra región carece de tejido empresarial industrial que posibilite un empleo estable y de calidad que permita afianzar un mercado laboral con consistencia, en una comunidad autónoma, por otro lado, en la que se genera una cantidad importante de materias primas, que posteriormente no son transformadas en nuestra región.

Por eso UGT, plantea un pacto político y social por la industria en nuestra comunidad autónoma.

Sin empleo anterior registra un aumento de parados en 282 como viene sucediendo en el mes de abril de los últimos 5 años.

Por género, en el mes de abril, el paro se disminuye en el colectivo de los hombres el 66% suponiendo 1.795, mientras que el descenso de las mujeres es de 920. Se observa que mensualmente la brecha de generación de empleo entre los dos géneros se acentúa.

Por grupos de edad el desempleo se centra, en el grupo de edad de entre   30 y 45 años con un descenso de (1098).

Se incrementan de forma considerable y así queremos resaltarlo los contratos indefinidos en el mes de abril al igual que el mes pasado, considerando que esta tiene que ser la forma de contratación y no la temporal. Los contratos de obra o servicio determinado o por causas de la producción suponen el 91% de la contratación.

4 de cada 10 contratos siguen teniendo menos de 15 días influidos por la importante representatividad de las contrataciones temporales de Extremadura.

Tenemos que conseguir cambiar la lógica que rige en nuestro ordenamiento laboral, y que se resume en que la contratación indefinida debe ser la norma y la temporal la excepción.

 Mientras no se supere la crisis de la COVID19, en UGT consideramos imprescindible continuar reforzando las ayudas a los hogares y a las empresas en peores situaciones, manteniendo los ERTE, que en Extremadura supone un acumulado de 54.155 trabajadores desde el mes de marzo del año 2020 y cerca de 7.000 trabajadores que siguen en esa situación, reforzando las ayudas existentes y creando otras nuevas.

 Es imprescindible continuar garantizando y reforzando la protección social para poder encarar la recuperación sin dejar a nadie atrás. Del mismo modo, cuando la pandemia pase, la precariedad no habrá pasado sino se derogan las reformas laborales, toca subir el SMI como mínimo hasta los 1.000 euros, avanzando hacia el 60% del salario medio lo antes posible para excluir de la pobreza a muchos trabajadores y trabajadoras asalariadas, se debe negociar un nuevo Estatuto que facilite crear empleo de calidad y con derechos. Esta tiene que ser la base de la recuperación.

Y para acompasar la introducción de estas medidas, entre otras, será clave el correcto uso de los fondos europeos del Plan de Recuperación y Resiliencia en el desarrollo de las políticas activas de empleo por parte de los Servicios Públicos de Empleo. Para que esto sea así, es necesario contar con los agentes sociales y económicos en su acometida hacia un modelo económico más digitalizado, con una industria fuerte y teniendo presente la sostenibilidad en el largo plazo, es decir, mediante una transición ecológica que cuide el futuro.