Valoración datos paro mayo

Versión para impresiónVersión para impresión

Valoración datos del paro mes de mayo

El paro registrado durante el mes de mayo arroja una cifra de 5.544 personas desempleados menos en Extremadura que el mes anterior, haciendo una cifra total de 104146.

El mercado laboral extremeño tiene unas características de forma estacional que viene determinado por campañas específicas ya sean agrícolas, turísticas, comerciales y así se evidencia en los datos de paro de los diferentes meses del año que, de manera reiterada, vienen teniendo un comportamiento similar a los mismos meses de años anteriores. La media del mes de mayo, mes tradicionalmente favorable para el empleo desde 1996 recoge una bajada en este mes de 5.544 siendo la mayor bajada en un mes de mayo, junto con el año 2017 de los últimos 25 años.

Por sectores de actividad, se produce un descenso de parados en todos ellos.

La agricultura tiene un descenso significativo, siendo este mes tradicionalmente favorable en la generación de empleo debido a las diversas campañas agrarias. Lo que demuestra la importancia de este sector en nuestra región, junto con el de servicios, que son los dos que mayor bajada tienen este mes de mayo.

El sector servicios ha sido el de mayor bajada de desempleados debido como en el mes anterior a la bajada en determinados subsectores.

La hostelería que se ha visto beneficiada por la finalización del estado de alarma disminuye los desempleados en 986 y el comercio en 649 desempleados menos, estos dos subsectores, al igual que el mes anterior, absorben estos la mitad de la bajada del sector servicios. Junto con la bajada en las administraciones que tienen un descenso en todas sus ramas de 874 desempleados menos suman el grueso del descenso del sector.

En el sector de construcción la bajada se asemeja a la del mes anterior, siendo la construcción de edificios con una bajada de 272 desempleados y sus actividades profesionales con 249, los que provocan la bajada del sector

En la industria la disminución del paro va ligada principalmente a la bajada en los dos anteriores sectores con una bajada en la industria de la alimentación en 158 desempleados y menos 56 desempleados en la fabricación metálica.

Sin empleo anterior registra un descenso 211 y rompe la tendencia de los últimos meses aumento de parados en 282 como viene sucediendo en el mes de abril de los últimos 5 años.

Por género, en el mes de mayo, el paro se disminuye de forma equilibrada, en el colectivo de los hombres el 53% suponiendo 2.936, mientras que el descenso de las mujeres es de 2.608. Aunque este mes no sea tan significativa, se observa que mensualmente la brecha de generación de empleo entre los dos géneros se acentúa.

Los parados de larga duración descienden después de 16 meses consecutivos aumentando. Reduciéndose en 328, siendo el total 58.262.

Se han firmado 54.257 contratos, incrementándose en 9.823 respecto al mes anterior, aunque aún está lejos de los 71.992 del mes de mayo del año 2019.

4 de cada 10 contratos siguen teniendo menos de 15 días influidos por la importante representatividad de las contrataciones temporales de Extremadura.

Tenemos que conseguir cambiar la lógica que rige en nuestro ordenamiento laboral, y que se resume en que la contratación indefinida debe ser la norma y la temporal la excepción.

Los datos de paro muestran un nuevo descenso del número de personas desempleadas, gracias en gran medida, a la mejoría en las cifras de contagios y al avance de la vacunación.

UGT recuerda que aun así en Extremadura sigue habiendo más de cien mil desempleados, y que la recuperación es muy dependiente todavía de las oleadas de contagios y del ritmo de vacunación.

Por lo tanto, el camino a seguir es aumentar el ritmo de vacunación y la máxima protección sanitaria para evitar una nueva oleada de contagios, seguir manteniendo la protección al empleo, a través de los ERTE y la protección social adicional, e impulsar nuevas y eficaces políticas activas de empleo.

Por último, la derogación de la reforma laboral de 2012 se hace imprescindible, pues solo ha generado despidos, pobreza y desigualdad entre la población de nuestro país. Necesitamos ya, una reforma de pensiones que haga justicia con las personas trabajadoras que han terminado su ciclo laboral. Además de aumentar el SMI, entre otras medidas. Todo ello unido al hecho de que el Plan de Recuperación, implique un cambio de modelo productivo que genere empleos de calidad, así como un refuerzo del tejido productivo.