Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Social y Económica de Extremadura

Versión para impresiónVersión para impresión

Plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Social y Económica de Extremadura

La firma del plan de Medidas Extraordinarias para la Recuperación Social y Económica de Extremadura, pone de manifiesto la importancia del diálogo social que, durante esta pandemia que todavía nos afecta, está demostrando una vez más la responsabilidad de los agentes económicos y sociales y el empeño que nuestras organizaciones han sido capaces de centrar en la solución de los problemas, respaldando a nuestras instituciones, exigiendo su esfuerzo y colaborando con ellas, aunando fuerzas y voluntades para contribuir a paliar el gravísimo riesgo que nos afecta como país, e individualmente a cada uno de nosotros.

De esta manera, y fruto de la reflexión común, de la negociación y del acuerdo, se han adoptado medidas que han facilitado la “hibernación” de nuestro tejido productivo cuando ha sido necesario para frenar el avance de la epidemia, y para proteger a las personas mientras tanto, garantizando un nivel mínimo de ingresos a quienes se han visto afectados por ERTEs, o la seguridad de que las dificultades para afrontar el pago del alquiler de la vivienda no añadiría un problema al ya de por sí suficientemente grave que la enfermedad traía.

Nuestra región, su gobierno, y sus agentes económicos y sociales, demostramos una vez más con este acuerdo, que es posible una reacción política y social a las dificultades fuera del empecinamiento y el cálculo electoral, centrada en la gente y sus problemas y buscando soluciones donde se priorice el bien común sobre los intereses individuales cortoplacistas.

Entre los aspectos que consideramos especialmente importantes, queremos destacar el compromiso por parte de la Junta de Extremadura de complementar las prestaciones de las personas afectadas por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) hasta alcanzar un mínimo equivalente al SMI, en el que UGT ha insistido muy especialmente durante la negociación por afectar a los más débiles, al segmento de personas trabajadoras de menores ingresos, a quienes cualquier pérdida de poder adquisitivo causa severas dificultades, así como en su incremento cuando existan cargas familiares, lo que contribuye a concentrar el esfuerzo donde es más necesario.

UGT entiende que, tras un impacto de las dimensiones que la actual crisis amenaza con causar en nuestro sistema productivo, la recuperación de nuestra economía no puede conseguirse si se abandona a trabajadores y empresas a su suerte, provocando una caída de la demanda interna de la que tardaríamos años en recuperarnos. Para evitarlo, seguiremos insistiendo en la necesidad de empujar todos, trabajadores, empresarios y poderes públicos en la misma dirección, y de recurrir a todos los medios y recursos a nuestro alcance para, esta vez sí, volver a levantarnos como sociedad sin dejar a nadie atrás.

    Descargar acuerdo firma del plan para la recuperación social y económica de Extremadura