Día Internacional contra la Violencia de Género

Versión para impresiónVersión para impresión

Día Internacional contra la Violencia de Género

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemora el 25 de noviembre, UGT Extremadura reitera su más rotunda condena y repulsa contra la violencia de género, y reclama redoblar los esfuerzos en la lucha contra esta lacra, que se ha incrementado con motivo de la pandemia y el confinamiento, y exigimos que se mejore la inserción laboral y el empleo de calidad para las víctimas.

Este año con el lema “Igualdad frente a la violencia de género. Valórame, no me maltrates”, reclamamos más medios para combatir una lacra que se ha agravado con la llegada de la pandemia y el confinamiento, entre otras causas, por el mayor tiempo de exposición al agresor en el hogar familiar y por las mayores dificultades para acceder a un empleo y a la independencia económica, debido al aumento del desempleo y al empobrecimiento que ha provocado la crisis derivada de la covid-19.

Según los datos del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género, son 1.074 víctimas mortales por Violencia de Género desde el 1 de enero de 2003 hasta el día de hoy. En nuestra región esta cifra alcanza 12 mujeres, representando uno de los datos más bajo del conjunto nacional. Destacar también que nuestra comunidad autónoma es una de las seis comunidades donde este año no ha habido que lamentar ninguna víctima mortal a causa de esta lacra.

Sobre los diferentes tipos de violencia que sufren las mujeres por el simple hecho de serlo, el informe anual elaborado por UGT arroja los siguientes datos, que un 21,5% de las mujeres han sufrido violencia física a lo largo de su vida y el 1,7%, en los últimos 12 meses. Si hablamos de violencia sexual, un 13,7% de las mujeres han sido víctimas de este tipo de agresiones, este porcentaje aumenta hasta un 24,2%, cuando se trata de violencia psicológica, que hace referencia a insultos, humillaciones en público o amenazas verbales. Con respecto a la violencia económica, la han padecido un 12% de las mujeres, mientras que el acoso sexual afecta a un 40,4%.

UGT Extremadura incide en que la dependencia económica de la víctima en relación con el agresor dificulta la salida de las situaciones de violencia, ya que las mujeres con un nivel bajo de independencia económica son más proclives a sufrir violencia económica, sexual y psicológica en el entorno de la pareja o expareja. De hecho, el 71% de las víctimas apunta al desempleo y a las situaciones de precariedad laboral como los principales frenos para denunciar.

Por tanto, el empleo es esencial para combatir la violencia de género, siendo necesario mejorar y lograr la inserción laboral y el empleo de calidad para las víctimas de esta lacra, reforzando esta cuestión en el ámbito de las políticas activas de empleo relativas al fomento de la contratación de mujeres víctimas de violencia de género.

  Descargar Manifiesto