Datos del paro mes de febrero

Versión para impresiónVersión para impresión

Paro registrado mes de febrero

El paro registrado en el mes de febrero desciende en 996 personas, siendo el número de personas desempleadas en nuestra región un total de 94.270.

En términos de variación anual el descenso es de 19.668 personas desempleadas menos que el mismo mes del año 2021, el desempleo por tanto se reduce en Extremadura en un 17,26%.

Extremadura no contaba con una cifra tan baja de personas desempleadas en un mes de febrero desde el año 2008. El desempleo en este mes ha supuesto la mayor reducción anual del paro en un mes de febrero que se registra en Extremadura.

Destacamos también como dato positivo si lo comparamos con el mismo mes del año 2020, antes de que el mercado de trabajo se viese resentido por la pandemia causada por la Covid-19, que en nuestra región hay 10.976 personas desempleadas menos. 

Por sectores, la totalidad de ellos han tenido un comportamiento de descenso en el número de desempleados de este mes.

El sector servicios ha registrado una bajada de parados moderada con 167 desempleados menos, aunque el descenso ha sido superior al del mismo mes del año 2021.

La agricultura registra la segunda bajada de parados, después de sin empleo anterior con 303 desempleados, siguiendo la dinámica de descenso que se produjo el mes anterior.

En la industria disminuye el desempleo en 64 personas recogiendo los mayores descensos la reparación de maquinaria y equipo (-18) industria de la alimentación (-17), y la industria metalúrgica (-16).

Con respecto a la construcción, se reduce únicamente sus desempleados en 35 personas, pero lo hace menos que en 2021 (-119). La construcción de edificios (-69), es la que provoca el descenso mensual en este sector. Seguimos considerando que es un sector que debe generar más empleo, no entendemos las afirmaciones de las patronales del sector que aluden que no hay mano de obra suficiente para el volumen de trabajo que hay en el sector. Habiendo registrado más de 7.000 trabajadores en este sector en las oficinas del SEXPE.

Destacamos el sector las personas sin empleo anterior, que disminuyen este mes en 427 (-8,17%), siendo el sector que absorbe la mayoría de desempleados de este mes de febrero.

Respecto a la valoración de los datos del paro desde una perspectiva de género, en este mes destacamos que son los hombres sobre los que tienen un mayor descenso del desempleo, siendo 539 hombres frente al descenso de 457 entre las mujeres. Estos datos son consecuencia o están relacionados íntimamente con los sectores de actividad donde se ha producido el mayor descenso de desempleo, en la construcción y en la industria, mientras que la causa de una mayor caída del paro entre ellas se encuentra en el crecimiento del desempleo en las ramas sanitarias y de cuidados a los mayores de Extremadura. 

Es un dato muy preocupante que el paro femenino represente algo más del 62% del paro total en Extremadura

El índice de empleo indefinido sobre el total se sitúa en este mes en el 11,5%, el porcentaje más alto de Extremadura de toda la serie. El dato negativo sigue siendo que 4 de cada 10 contratos han sido de menos de 15 días influidos por la representatividad de las contrataciones temporales de Extremadura.

Para UGT, entre las políticas a reforzar en materia de empleo y que requieren una fuerte dotación de recursos, se encuentran las Políticas Activas de Empleo necesarias para acabar con las altas cifras de paro, especialmente de larga duración, y con la precariedad que, de manera estructural, reinan en nuestro mercado laboral. En concreto, es urgente una fuerte inversión en recursos humanos en los Servicios Públicos de Empleo.

El acuerdo alcanzado recientemente por los interlocutores y el Gobierno sobre la reforma laboral supone un hito en la recuperación de derechos laborales, en tanto elimina algunos de los aspectos más lesivos de las anteriores reformas y siembra las bases para la creación de empleo de calidad. Las modificaciones introducidas en materia de contratación, los nuevos mecanismos de flexibilidad interna frente a los despidos o el reequilibrio de la negociación colectiva son elementos que atacan frontalmente el origen de la precariedad laboral.

A pesar de los buenos datos de contratación indefinida en el mes de febrero en nuestra comunidad, debemos tener prudencia con respecto al efecto inmediato de la nueva normativa laboral. Algunos de los cambios legales introducidos como es la contratación aún no han entrado en vigor (lo harán en abril), y, en todo caso, todos los cambios deberán trasladarse al día a día de las empresas y a la negociación de los convenios colectivos, siendo imprescindible una evaluación continua que permita testar su efectividad y garantizar el cumplimiento de los mismos.