¡Igualdad salarial YA!

Versión para impresiónVersión para impresión

La CES advierte de que, si no se hace nada, la brecha salarial de género en Europa no desaparecerá hasta 2104

Según un estudio de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), al ritmo actual, la brecha salarial entre hombres y mujeres en la UE no se cerrará hasta el próximo siglo a pesar de las acciones prometidas por la Comisión Europea están pendientes de aplicación para poner fin a esta discriminación.

Los datos de Eurostat muestran que la brecha salarial de género se ha reducido en un 1% en los últimos ocho años, lo que significa que, a medida que avanzan las cosas, las mujeres tendrán que esperar otros 84 años para lograr la igualdad de salarios.

La CES también ha determinado que, sin medidas vinculantes para frenar las tendencias actuales:

  • La brecha salarial entre hombres y mujeres seguirá aumentando en nueve Estados miembros;
     
  • En Alemania y la República Checa, las mujeres tendrán que esperar hasta 2121 para obtener la misma remuneración, mientras que en Francia la brecha se está reduciendo tan lentamente (0,1% desde 2010) que se necesitarán más de 1000 años en este país para alcanzar la igualdad;
     
  • En otros nueve países, las mujeres tendrán que esperar hasta la segunda mitad de este siglo;
     
  • La brecha salarial se cerrará durante esta década en solo tres países (en al menos uno de ellos los salarios de mujeres y hombres son inaceptablemente bajos).

En este contexto, el movimiento sindical europeo muestra su preocupación por el aplazamiento por parte de la CE de la publicación de su directiva sobre transparencia salarial del próximo 4 de noviembre (día de la igualdad salarial) al 15 de diciembre. También que, en el discurso sobre el Estado de la Unión, no se mencionaran las medidas vinculantes de transparencia salarial prometidas por la presidenta von der Leyen para los primeros 100 días de su mandato.

Por este motivo, la CES ha escrito a la Sra. Von der Leyen pidiendo una aclaración sobre el motivo del retraso y para obtener garantías de que la directiva verá la luz a pesar de las presiones en sentido contrario.